El feng shui es el arte de comprender cómo la colocación de uno mismo y de los objetos dentro de un espacio afecta a la vida en varias áreas de la experiencia. Es un cuerpo complejo de conocimiento que enseña cómo equilibrar y armonizar con las energías en cualquier espacio dado, ya sea un hogar, una oficina o un jardín. Su objetivo es asegurar la buena fortuna de las personas que habitan un espacio. El feng shui ha tenido un impacto en la estética del diseño interior y en el diseño arquitectónico de los espacios de vida y de trabajo tanto en su cultura nativa oriental como en la occidental.

Feng Shui

Feng Shui

Los principios fundamentales del feng shui incluyen las polaridades del yin y el yang y la teoría de los cinco elementos. En la del feng shui, el yin y el yang son opuestos que dependen uno de otro y que siempre deben estar en equilibrio. El principio de la dualidad, la idea de que todas las cosas son mezclas equilibradas de dos cosas, está en la raíz de la teoría yin/yang. La práctica del feng shui sostiene que todas las cosas consisten en diferentes grados de los cinco elementos: madera, fuego, tierra, metal y agua. Cada uno está representado por ciertos colores que pueden ayudarle a armonizar un espacio en particular. Los cinco elementos pueden interactuar de muchas maneras, algunas constructivas y otras destructivas. Estos son los dos principios básicos de partida ya que el conocimiento del feng shui es mucho más profundo y complejo.