Sin lugar a dudas es el plato estrella de nuestra cocina y podrás encontrarlo en cualquier bar o restaurante de nuestro país. Su elaboración es de lo más sencilla. Sólo hay que freír a fuego lento con aceite de oliva las patatas. Puedes elegir si poner cebolla o no. Después de freír los alimentos sólo tendrás que mezclarlo con el huevo para cocinar la tortilla en la sartén.

La tortilla de patata

La tortilla de patata

La tortilla de patata tradicional está compuesta por patata, cebolla (opcional) y huevo pero cada vez son más las variantes que podemos encontrar de este plato tan típico que en están igual o mejor que la versión original. Se trata de una de las propuestas gastronómicas preferidas tanto por los de aquí como los que nos visitan desde el extranjero. Entre ellas podemos encontrar la tortilla de Betanzos, versión gallega, considerada la más jugosa de todas. La tortilla paisana, aquella que a parte de llevar patatas se le añaden otras verduras como la zanahoria o los guisantes o La tortilla vaga. Que se cocina abierta y sin vuelta, dando lugar a una tortilla cuajada solo por un lado.