Hacer la colada puede resultar lo más aburrido, monótono y fastidioso que puedas encontrar dentro de las tareas del hogar. Cuando parece que lo tienes todo limpio el ciclo de lavado vuelva a comenzar y es un no parar. Por ello te proponemos algunos consejos para que hacer la colada resulte mucho más sencillo y llevadero de lo que es.

Programa por el tipo de colada

Programa por el tipo de colada

Una buena opción es dividir las tareas de lavado en tareas más pequeñas. Programa tus lavados por tipo a lo largo de la semana. Por ejemplo, puedes empezar lavando las sábanas los lunes, toallas los martes, ropa oscura los miércoles y así sucesivamente. Este sistema funciona bien ya que te permite tener toda la colada terminada antes del fin de semana.

Usa un cesto para preclasificar la ropa

Usa un cesto para preclasificar la ropa

Usando un clasificador de ropa de tres o cuatro cubetas tirando así la ropa en el contenedor apropiado desde el primer momento te ahorrará mucho tiempo a la hora de hacer la colada. De esta manera cuando decidas poner una lavadora simplemente tendrás que coger la ropa y no ponerte a clasificarla en distintos grupos por colores o tipos en ese mismo momento.

Dale la vuelta a la ropa antes de doblarla

Dale la vuelta a la ropa antes de doblarla

Dale la vuelta a la ropa antes de doblarla, nada más la hayas sacado de la lavadora. No todo el mundo tiene por costumbre hacer este paso pero está comprobado que marca una gran diferencia en el tiempo que tardarás en plegar toda la ropa después del lavado. Quizá al principio puede costarte un poco por la falta de costumbre pero intenta ponerlo en práctica, verás como ganas muchísimo tiempo.

Pon los calcetines en una malla específica para el lavado

Pon los calcetines en una malla específica para el lavado

Si emparejar los calcetines después del lavado supone un infierno para ti, ponte las cosas más sencillas. Puedes comprar varias mallas o bolsas de lavado. Introduce los calcetines de cada persona en una malla distinta e introducelos en la lavadora. De esta manera cuando termina el lavado los calcetines están todos juntos y la tarea de emparejarlos resulta mucho más sencilla.

Combina la colada con otras tareas

Combina la colada con otras tareas

Realiza los lavados mientras haces otras tareas domésticas. Por ejemplo, dedica el tiempo de lavado para descargar el lavavajillas y barrera la cocina. También puedes utilizar ese tiempo para arreglar las habitaciones y cambiar las sábanas. Estas cocinado y tienes la comida en el horno, aprovecha y separa la ropa o dobla la ropa si ya está seca. Combinar varias tareas a la vez te permite ahorrar muchísimo tiempo.