La mejor manera de empezar el día es con una buena dosis de vitaminas y que mejor manera de hacerlo que preparando un riquísimo smoothie. O tal vez prefieras reservarte esta delicia para la merienda. Para un momento u otro del día siguiendo estos sencillos pasos conseguirás hacer el mejor smoothie que hayas probado nunca!

¿Qué batidora debo usar?

¿Qué batidora debo usar?

Esta es la primera pregunta que se nos viene a la mente cuando queremos prepararnos un deliciosos smoothie. Dependiendo del tipo de batidora que utilicemos saldrá de una manera u otra. Una batidora no nos proporcionará la densidad que estamos buscamos para nuestro batido como una licuadora por ejemplo.

¿Cuáles son las proporciones correctas?

¿Cuáles son las proporciones correctas?

Lo primero de todo es empezar por la base del smoothie. Para ello usaremos dos tazas de leche o en su alternativa cualquier bebida vegetal como la leche de almendras por ejemplo. Aconsejamos añadir primero los líquidos antes que la fruta para evitar posibles ralladuras en las cuchillas de la batidora. Lo siguiente será poner tres cuartos de la taza que hemos utilizado con la fruta que escojamos. Las frutas que mejor funcionan son los plátanos, el mango, los melocotones, las ciruelas, las nectarinas, la manzana rallada o la pera y el melón. Dependiendo de la textura que vayamos buscando deberemos de añadir más líquido o fruta, podemos ir probando hasta que encontremos el punto que más nos gusta. Para terminar añadimos unos hielos a la batidora y lo mezclamos junto con el resto.

Congela la fruta

Congela la fruta

Si te gusta hacer batidos de forma asidua una recomendación es congelar la fruta antes de esperar a que se madure. De esta manera podremos tener nuestros smoothies fríos sin necesidad de poner hielos y que se agüe nuestro batido. También tenemos la opción de comprarlas ya congeladas, ahora muchos de los supermercados venden bolsas de fruta congelada combinada con distintas frutas ideal para preparar un smoothie.

Extras que mejorarán tu smoothie

Extras que mejorarán tu smoothie

Una vez ya tengas dominada la base de tus smoothies prueba a incorporar nuevas combinaciones de frutas o nuevos ingredientes como la canela, nuez moscada rallada o esencia de vainilla antes de mezclar. También puedes probar a darle a tu batido un poco de textura con unas semillas de lino, nueces tostadas picadas o avena entera.